Renueva tus conocimientos sobre la ley del alquiler

Una vez más, desde Apialia, vamos a centrar nuestro interés en comentarte los aspectos fundamentales que consideramos que debes saber en lo relativo a las leyes que regulan el alquiler de propiedades. En los últimos meses y antes de que terminara 2018, hemos asistido a continuos cambios en este sentido. Aspecto que justifica que podamos confundir la normativa vigente en estos momentos. Tal circunstancia puede afectar al buen desarrollo de tu labor, pudiendo aportarles a tus clientes informaciones erróneas. Razón por la que resulta de vital importancia que estés al día en esta materia.

Como bien sabrás, todas estas variaciones proceden de los intentos, inicialmente infructuosos, de aprobar un Real Decreto que cambiara la normativa existente. Este no llegó a aprobarse, manteniéndose vigentes las mismas regulaciones que databan de 2013. Sin embargo, desde el 5 de marzo, ha vuelto a cambiar la situación gracias a la aprobación de otro Real Decreto en uno de los últimos Consejos de Ministros que se han celebrado durante esta legislatura.

Entre las medidas tomadas, destaca el hecho de que se vuelve a prolongar los plazos en los que estarán vigentes los contratos firmados a partir de la fecha indicada. En cuanto a las prórrogas obligatorias, debes saber que para las personas físicas serán de 5 años y de 7 para las personas jurídicas. El máximo tiempo de vigencia de la prórroga tácita será de tres años, siempre y cuando, ninguna de las partes se manifieste en contra de la misma.

El máximo importe que se puede solicitar en concepto de fianza, será de tres veces el importe de la mensualidad y esto, solo en el caso de los contratos de larga duración. En el resto de los casos, serán de dos meses.

En lo que respecta a las subidas de la renta anual, está estará determinada por la variación del IPC durante todo el periodo en el que el contrato esté vigente. Cuando se desee anular la voluntad de renovar el contrato, el arrendador deberá avisar con cuatro meses de antelación y dos si es el inquilino el que desiste.

 

 

 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *